Cerrar

procedencia de la lencería y su trayectoria

historia de la lencería hasta nuestros días

yolanda gonzalez villaescusa

yolanda gonzalez villaescusa

Publicado el domingo, 29 de octubre de 2017 a las 08:25

Mostrar ampliado

portada mis bolsos online

portada mis bolsos online

Sería bastante complicado conocer con precisión, el lugar y momento en el que hombres y mujeres comenzaron a utilizar calzoncillos y braguitas. ¿Se podría decir que el antiguo hombre de hielo, llamado Ötzi que vivió hace alrededor de unos 5.300 años aproximadamente fue de los primeros? El cual encontraron en los Alpes momificado en 1991, y cubría sus partes con una especie de calzoncillo hecho con piel de cabra. ¿O por el contrario fueron los pañales de Tutankamón?

Una de las primeras pruebas decisivas sobre cuando se comenzó a utilizar ropa interior fue localizada en el  fascinante Antiguo Egipto. Decimos esto porque en 1922 se halló la tumba de Tutankamón, y sorprendentemente en su ajuar funerario se encontró una especie de pañal hecho con tela de lino, que fácilmente puede ser un precedente de los modernos calzoncillos.

Según algunos historiadores las mujeres en ésa época no llevaban nada debajo de sus vestidos, excepto las llamadas concubinas que eran las favoritas y las prostitutas de clase alta. Usaban prendas de lencería fina de la época, o también llamadas prendas de lencería primitiva, tal y como descifran las antiguas pinturas egipcias.

Muchos años después, en 1700 a. C. se descubrió en Creta lo que hoy se conoce como sujetador femenino, era una tipo de correa que subía el pecho, aunque no los cubría lo hacía una especie de efecto a un sujetador push up.

Según la mitología griega, muchas diosas como Hera, esposa de Zeus utilizaba una tipo de faja primitiva ceñida, así Zeus volvió a caer sumiso por la magia de la seducción.

En la maravillosa época del Imperio Romano comenzó a utilizarse frecuentemente la ropa interior, motivados por la higiene personal. Los hombres romanos se acostumbraron a vestir debajo de la túnica una especie de pañal masculino también largo casi como la túnica llamado subucula, cubriendo sus geniales. Las mujeres romanas ya utilizaban sujetadores, realzando y sujetando el pecho, llamadas fascia pectoralis, hechos como una tipo de faja de tejido fino. Además de una cinta suave de cuero que sostenía el pecho, llamada Strophium. Como no podía ser de otra manera mujeres de la alta sociedad de la época utilizaban como sujetador una especie de redecilla hecha confeccionada con hilos de oro o plata, pintando los pezones de tonalidad oro, plata o incluso rojizos, según el momento y gusto de la persona.

Después de todas éstas singulares épocas, tuvimos que esperar hasta finales del siglo XIX para poder disfrutar de una lencería femenina sexy, tras la entrada en el mercado de las primeras medias de seda y como de los sensuales ligueros.

Ahora vamos con la ropa interior masculina, lejos de quedarse al margen de los sucesos históricos, observamos unos calzoncillos largos casi hasta la rodilla. Siendo la prenda más utilizada desde inicios del siglo XX, los diseñadores los hicieron cortos a raíz de la crisis económica del año 1929, cuando se vieron obligados a abaratar en costes de producción. Lo cual dio lugar a la a poder ver en el mercado de la moda los primeros slips en 1934.

 
De toda la historia recopilada, dejamos entre ver paso a paso y siglo tras siglo las preciosas prendas en lencería sexy que hoy día se confeccionan, y como no podía ser de otra manera están al alcance de todos los bolsillos.

Mis Bolsos 0nline

5
visitas hoy 4 · visitas total 1.160

Usuario: manovilla

Empresa: yolanda gonzalez villaescusa

Canal: CEEI Alcoy

Fecha publicación: 29/10/2017 08:25

Url: http://ceeialcoi.emprenemjunts.es/?op=8&n=14822

Comentarios

Usuario sin logear

Envía tu comentario

Debes iniciar sesión - Hoy 15:34

Título:

Comentario:

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.
Al continuar con la navegación consideramos que aceptas su uso y nuestra política de cookies.

Aceptar